Lo que nadie te ha contado sobre Julio César

Santiago Posteguillo vuelve con la obra que todos sus lectores estaban esperando: Roma soy yo fue el libro más vendido el pasado Día del Libro. Así empieza una de las grandes sagas de la historia.

Cayo Julio César es mucho más que un personaje histórico. Su apellido se convirtió en título nobiliario y, en sentido figurado, ha dado lugar a una forma de designar a líderes y emperadores. Sabemos de sus conquistas militares y de su final trágico. Pero ¿cómo fueron sus orígenes? La novela se centra en los años de infancia y juventud de César y nos revela sus inicios como miembro de una antigua familia de nobles patricios.

En el año 77 a. de C., el senador Cneo Cornelio Dolabela, brazo derecho del todopoderoso Lucio Cornelio Sila, fue juzgado por varios crímenes. Un joven de 23 años se atrevió a dirigir la acusación contra él. No ganó el juicio, pero empezó a labrarse una fama como defensor del pueblo de Roma, especialmente entre sus enemigos. Ese joven era Julio César. Y su valor e inteligencia no pasaron desapercibidos para el propio Sila.

Después de convertirse en un proscrito en Roma, César obtuvo sus primeras victorias en el campo de batalla. Su historia es una verdadera carrera de obstáculos: sus adversarios intentaron frenar su ascenso al poder por todos los medios. Sin embargo, se convirtió en uno de los líderes más notorios de la Antigüedad.

Santiago Posteguillo ha declarado que Roma soy yo verá su continuación en una saga que estará compuesta de, por lo menos, otros cinco libros. Autor de dos trilogías sobre Escipión y Trajano, ha decidido materializar con esta obra uno de sus grandes sueños como escritor: «Yo siempre he querido escribir sobre César, pero sentía que debía merecer escribir sobre él».

Ese momento ha llegado. El personaje de Julio César cuenta, por fin, con un desarrollo literario que está a la altura de su leyenda: es una obra que combina el rigor histórico con la capacidad narrativa de Posteguillo, uno de nuestros mejores autores de novela histórica.